Participar en concursos

Cuando empecé a escribir (como hace cinco o seis años), una de las primeras cosas que hice fue empezar a buscar concursos en los que participar. No sé si fue una mala o buena idea, pero me empezó a motivar para escribir muchos relatos y muy diferentes entre sí.

El caso es que creo que decidir participar en concursos literarios puede darnos muchas cosas positivas. Entre ellas, nuestras obras las leerán personas que están en el mundo literario y, aunque no ganemos el concurso, pueden ofrecernos otras oportunidades literarias. Conforme vayamos participando iremos adquiriendo practica y nuestra narración irá mejorando.

Propongámonos participar en diferentes tipos de concursos que nos obliguen a salir de nuestra zona de confort, puede que descubramos nuevos géneros que nos guste escribir. También puedes usar textos antiguos para esas convocatorias que sólo tendrás que echarles un vistazo y retocarlos un poco, según los requisitos del concurso.

Otro punto a favor es que iremos ganando experiencia. Cuanto más escribamos mejor nos desenvolveremos al enfrentarnos a la hoja en blanco. Eso hará que desarrollemos el habito de escribir con mayor facilidad.

En el caso de que nuestro relato/novela/cuento no sea escogido podemos intentar mejorar, ver que esta “mal”, dárselo a leer a otra persona para que nos diga su opinión…así podremos mejorarlo para poder presentarlo a un próximo concurso, publicarlo o hacer con él lo que queramos.

Estas son algunas de las ventajas que tiene presentarse a un concurso literario. Aunque yo solo he ganado dos, recomiendo participar en ellos porque se gana mucha experiencia y, como ya he dicho, es una de las formas de practicar la escritura y de acogerse a una serie de plazos inamovibles.

Esto ha sido todo por hoy. Espero que tengáis una maravillosa semana y nos vemos el próximo lunes a la misma hora. Un beso.

Editorial vs Autopublicación

Dos de las vías que tenemos al terminar de escribir un libro son enviar una propuesta editorial o lanzarnos hacia la autopublicación. Ambas opciones son igual de válidas, pero las dos tienen sus luces y sus sombras. Empecemos por la editorial, que es la más conocida.

Antes de nada, tenemos que mandar una propuesta editorial a la editorial (valga la redundancia). Para hacer esto, lo mejor es que busquéis mucha información y le preguntéis a alguien que ya haya publicado por editorial. Una vez lo hayáis enviado, pueden pasar tres cosas: que nos respondan con un “nos interesa su libro/manuscrito”, que nos digan que no les interesa o que directamente no nos respondan a la propuesta. Las dos ultimas opciones significan lo mismo, cosa que suele ser frustrante.

Imaginemos que, tras mandar una propuesta editorial, nos dicen que están interesados en nuestro manuscrito y acabamos publicando con esa editorial. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de publicar con editorial?

Ventajas:

  • Obtienes una mayor visibilidad debido a que trabajas con un equipo muy grande que tienen unas potentes herramientas de marketing.
  • No tiene que hacerse ninguna inversión inicial para corregir, maquetar, etc. el manuscrito.
  • Se obtiene un libro de alta calidad gracias a que entre el equipo de la editorial hay grandes profesionales que cuidan cada detalle.
  • Se cuenta con el respaldo de la editorial que pone su sello. Esto para los lectores es una garantía de calidad.
  • Se puede acceder a las Ferias del Libro de las diferentes provincias y a otros eventos vetados para autopublicados.
  • Esta mejor considerado que la autopublicación. Esto es debido al respaldo de la editorial que comentábamos anteriormente.

Desventajas:

  • No es fácil conseguir que una editorial acepte una propuesta editorial.
  • No se tiene todo el control sobre el manuscrito una vez el contrato de edición esta firmado.
  • El beneficio que se obtiene es el 10% (más o menos dependiendo de la editorial) sobre el precio de venta del libro.

Por otro lado, tenemos la autopublicación en la que el autor del manuscrito actúa como si fuera una editorial: contrata a editores, correctores, maquetadores, etc. que prepararán el libro para la venta. Veamos las ventajas que tiene esta forma de publicación:

  • Tienes el control total sobre tu manuscrito. Eres tú el que tiene la última palabra.
  • Todos los beneficios generados son para el autor (en el caso de autopublicar con Amazon serán de 35% a 70%).
  • Puedes obtener un libro de la misma calidad o superior que una editorial.
  • Los plazos de publicación se reducen. El tiempo que tarde en publicarse el libro dependerá de la duración de cada fase del libro.
  • El autor siempre conservará sus derechos sobre la obra.
  • El libro tendrá una vida más larga. El ciclo de vida del libro se alarga tanto como lo desee el autor.

Ahora, nombraremos los inconvenientes de este tipo de publicación:

  • Todas las decisiones son responsabilidad del autor. Esto quiere decir que tanto el éxito como el fracaso del libro es gracias al autor.
  • El autor tendrá que hacerse cargo de tareas que escapan a sus habilidades, por lo que deberá invertir una cantidad de dinero en preparar su manuscrito hasta que tenga una buena calidad.
  • Se deben establecer de forma clara los tiempos que se dedicarán a cada fase para no desperdiciarlo.

Como habéis podido comprobar, cada opción tiene una serie de ventajas e inconvenientes que debemos valorar antes de decidir qué hacer con nuestro manuscrito.

¿Habéis probado alguna de las dos opciones? ¿Las dos? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia? Contadme en los comentarios que os parecen estas vías de publicación y si conocéis alguna otra.

Espero que paséis una feliz semana y que tengáis un magnífico inicio de año, dentro de lo posible.