En el almacén

Entré en el local y no podía creer que Jack estuviera allí. Hacía más que una semana que no nos veíamos, ni siquiera nos habíamos encontrado en los oscuros callejones de la ciudad. Pero por esa razón estaba allí. Había albergado la esperanza de que lo encontraría en la tienda, como la última vez.

Me acerqué al mostrador y le miré a los ojos. En su mirada estaba escrita la debilidad que sentía por mí. Los deseos que no podía esconder por mucho que lo intentara.

—¿Qué haces aquí? —La voz le temblaba.

—Tenía que verte —le respondí.

—Deberías irte —bajó la mirada de forma esquiva.

No quise obedecerle. Me metí detrás del mostrador, dónde estaba él, y le cogí de la oscura mano entrelazando nuestros dedos. Logré que volviera a mirarme a los ojos y lo arrastré hasta el almacén. Me separé unos segundos y cerré la puerta. Volví a ponerme junto a él, lo empujé hasta que su espalda quedó pegada a la pared y besé sus gruesos labios.

Colocó sus manos alrededor de mi gruesa cintura y sonreí al percibir que él deseaba lo mismo que yo. La dureza de sus pantalones comenzaba a presionar mi entrepierna, y la excitación crecía en mi interior. Separé mi boca de la suya y, mirándole a los ojos, agarré la hebilla de su cinturón. Lo desabroché, desabotoné el botón del pantalón y deslicé despacio la cremallera hasta bajarla por completo. Vislumbré sus calzoncillos rojos, me mordí el labio inferior de puro nerviosismo.

Bajé el elástico de su ropa interior y saqué su oscuro miembro. Con la boca levemente abierta, le miré a los ojos unos segundos para volver a detenerme en su falo. Pasé la yema del pulgar por la punta y dibujé pequeños círculos. Su cuerpo comenzó a tener leves temblores y podía oír los jadeos que salían de sus labios. La satisfacción recorría mi cuerpo junto con un dulce calor que terminaba en mi entrepierna. El hormigueo que sentía era delicioso y no paraba de sentir unas irrefrenables ganas de calmarlo.

—Vamos a arrepentirnos de esto —dijo Jack en un leve susurro.

—¿Quieres parar? —le pregunté mirándole a los ojos.

—No.

—Entonces vamos a disfrutar mientras podamos —dije sin apartar la mano de su pene mientras con la otra mano acariciaba su pecho por encima de la camisa y le daba tímidos besos en el cuello—. Siéntate en el suelo.

Me obedeció apoyando su espalda en la pared. Yo me deshice de los zapatos, los pantalones y la ropa interior. Estaba mojada y excitada. Sentía que los pechos iban a salírseme del sujetador de lo hinchados que estaban.

—Tendremos que darnos prisa, no vaya a ser que te echen de menos —dije con una sonrisa sobre sus labios.

De pronto, noté una inesperada presión en mi vagina. De improviso, Jack había metido su miembro en mi vagina sin que me diera tiempo a reaccionar.

—Pues aprovechemos el tiempo —dijo Jack juguetonamente.

Moví la pelvis sobre su pubis buscando aliviar mi hinchado clítoris. Comencé a cabalgar sobre su polla en cuclillas y me agarré a sus hombros para evitar caerme. Su miembro entraba y salía de mi cuerpo. Los jadeos se mezclaban con los besos mientras luchábamos por alargar el momento lo máximo posible. Agarré su mano y coloqué sus dedos índice y corazón sobre mi clítoris. Un largo jadeo se me escapó al sentir las yemas de sus dedos sobre mí y arqueé la espalda incapaz de aguantar el orgasmo un segundo más.

—No aguanto más —dije esforzándome por no gritar.

—Apoya las rodillas en el suelo.

Le obedecí. Comenzó a penetrarme muy rápido en busca de su propio placer al tiempo que acariciaba mi clítoris con el pulgar. El orgasmo llegó inundando cada centímetro de mi piel de tal manera que sentí que me mareaba. Las contracciones de mi coño causaron el orgasmo de Jack logrando que se corriera dentro de mí.

Me separé de él con la respiración agitada y me senté sobre el frío suelo frente a Jack. Ambos sonreímos al oír sonar la campana de la entrada que indicaba que un nuevo cliente había llegado a la tienda. Jack se acercó a mí, aún con el miembro flácido y relajado fuera de la ropa interior, y me dio un intenso beso con el que recorrió el interior de mi boca.

Nuestra historia estaba prohibida, pero aquello era lo único a lo que nos podíamos aferrar.