Respuestas

Paseando por el jardín, la princesa Leia observa los árboles con sus hojas rosadas.

– ¡Leia!

Su madre la llama desde el árbol más lejano.

– ¡No deberías estar aquí fuera! Hace mucho frío.

Se queda observando a su madre, asiente y a continuación observa el cielo rojizo. A menudo piensa que no encaja en ese mundo; no se parece en nada a sus padres y siente que hay algo que le falta. Vuelve la vista hacia la laguna. De esta emerge una criatura extraña, de color morado su piel y su pelo azul, aunque se parece a un humano, pero la princesa sabe que no lo es. No sabe quién es, no que quiere pero sabe que él tiene todas las respuestas que no sabía que buscaba.