Participar en concursos

Cuando empecé a escribir (como hace cinco o seis años), una de las primeras cosas que hice fue empezar a buscar concursos en los que participar. No sé si fue una mala o buena idea, pero me empezó a motivar para escribir muchos relatos y muy diferentes entre sí.

El caso es que creo que decidir participar en concursos literarios puede darnos muchas cosas positivas. Entre ellas, nuestras obras las leerán personas que están en el mundo literario y, aunque no ganemos el concurso, pueden ofrecernos otras oportunidades literarias. Conforme vayamos participando iremos adquiriendo practica y nuestra narración irá mejorando.

Propongámonos participar en diferentes tipos de concursos que nos obliguen a salir de nuestra zona de confort, puede que descubramos nuevos géneros que nos guste escribir. También puedes usar textos antiguos para esas convocatorias que sólo tendrás que echarles un vistazo y retocarlos un poco, según los requisitos del concurso.

Otro punto a favor es que iremos ganando experiencia. Cuanto más escribamos mejor nos desenvolveremos al enfrentarnos a la hoja en blanco. Eso hará que desarrollemos el habito de escribir con mayor facilidad.

En el caso de que nuestro relato/novela/cuento no sea escogido podemos intentar mejorar, ver que esta “mal”, dárselo a leer a otra persona para que nos diga su opinión…así podremos mejorarlo para poder presentarlo a un próximo concurso, publicarlo o hacer con él lo que queramos.

Estas son algunas de las ventajas que tiene presentarse a un concurso literario. Aunque yo solo he ganado dos, recomiendo participar en ellos porque se gana mucha experiencia y, como ya he dicho, es una de las formas de practicar la escritura y de acogerse a una serie de plazos inamovibles.

Esto ha sido todo por hoy. Espero que tengáis una maravillosa semana y nos vemos el próximo lunes a la misma hora. Un beso.