La pitonisa

En la feria había demasiada gente dado que eran las cinco de la tarde y otros años en esa época el recinto solía estar casi vacío. A Marcos le encantaba ir a la feria cada año, el pueblo rebosaba de vida en cada esquina y los puestos eran cada vez más encantadores.

Fue al puesto de libros antiguos y de segunda mano y vio un libro que no había visto nunca antes. Era un diario que había hecho una escritora del siglo XVII y Marcos no dudó ni un segundo en comprarlo. De repente, se dio cuenta de que había un puesto nuevo ese año. Se trataba de una carpa de color morado oscuro, pero no tenía ni idea de quién había dentro ni de qué hacía.

Sin embargo, la curiosidad pudo con él. Con su diario en mano, se dirigió a la carpa y se adentró en ella lentamente. El interior de la carpa era de un color rojo sangre y en el centro había situada una pequeña mesa redonda con una bola de cristal. Pensó que se trataría de la típica pitonisa que intentaría adivinarle el futuro, y creyó que sería divertido escuchar lo que tenía que decirle.

De una cortina salió la pitonisa. Creía que sería una anciana como la del cuento de blancanieves, pero era todo lo contrario. Era muy joven, dudaba de que fuera mayor de edad, muy hermosa, pelirroja y con los ojos azules.

– ¿Me puede decir qué va a pasar? – le preguntó Marcos nervioso.

– Hola a ti también

– Lo siento

– No te preocupes. Déjame que atienda a tu petición.

Pensaba que no iba a aparecer nada en el cristal de la bola, pero todo lo que veía la pitonisa también lo veía Marcos. Vio la puerta de su propia casa, vio que había un hombre que forzaba la puerta de su casa y empezaba a robárselo todo.

– ¿Esto es lo que pasará en el futuro? – le preguntó Marcos acongojado.

– Esto es lo que está pasando en este instante.

Marcos se levantó corriendo y, olvidándose el libro en la  carpa, se fue a su casa como alma que lleva al diablo. Tardó 20 minutos pero al llegar a su casa ésta estaba desvalijada. Se dirigió a la puerta del portal con la esperanza de que aún tuviera tiempo para alcanzar al ladrón, pero sólo pudo alcanzar a ver cómo se subía a un taxi.

Sin embargo, no consintió en rendirse. Cogió un taxi sólo le dijo una frase “¡Sigue a ese taxi!”. Estuvo media hora en el coche hasta que el taxi del ladrón se detuvo y se abalanzó sobre él. Al mirar su rostro pudo ver que se trataba de la pitonisa de la feria. Se había estado burlando de él descaradamente.

El cristal roto

El ruido del cristal roto parecía provenir del baño. Marcos entró en él y la corriente que provenía de la ventana hizo que la puerta se cerrara con un golpe seco. Marcos intentó abrirla de nuevo, pero parecía estar atascada. Se rindió por el momento y prestó atención al ruido que le había traído al baño. La ventana estaba totalmente rota y los trozos de cristal estaban esparcidos por el suelo. A través del hueco podía ver cómo una flor en el jardín se estaba marchitando conforme transcurría el tiempo. Tan ensimismado estaba que no se dio cuenta de que el grifo del lavabo estaba abierto, también se abrió el de la bañera y el agua del váter estaba empezando a bozar. El baño se estaba inundando por momentos.

Todo se llenaba de agua, no tenía la fuerza suficiente para cerrar el grifo y no conseguía desatascar la puerta para poder de aquella piscina en la que se había convertido su baño.

Sólo le quedaba una opción, salir por la ventana. Se subió sobre los bordes del váter y se impulsó para pasar su cuerpo por el hueco. Los restos de cristales se le clavaban en el cuerpo, pero tenía que ignorar el dolor o acabaría ahogado en su propio baño.

Cuando consiguió estar fuera se tumbó de espaldas sobre el césped con los ojos cerrados. Todo había pasado en cuestión de unos pocos minutos y parecía que había sido una pequeña pesadilla. Al fin se había acabado el calvario. No pensaba volver a entrar en ese baño. Sin embargo, miró hacia la ventana por la que había salido, una gran cascada de agua salía de ella. El resto de ventanas del patio de su edificio también expulsaban agua. Lo último que Marcos recuerda es estar nadando entre aguas de las tuberías.