Oscuridad

gang-776297_1920

Oscuro. Todo estaba oscuro. Abría los ojos cada vez más, pero la oscuridad no se atenuaba. Extendí los brazos intentando encontrar un punto de apoyo, pero perdí el equilibrio. Caí al suelo con tan mala suerte que me hice daño en el hombro. Me lo masajeé mientras me incorporaba sentándome sobre las rodillas.

Me coloqué a cuatro patas y, despacio y con mucho cuidado, fui avanzando hasta que me golpeé la cabeza contra una pared. Me puse de pie, caminé sin dejar de apoyar mis manos en la pared hasta alcanzar el pomo de una puerta. El aire salió de mis pulmones de puro alivio al mismo tiempo que una leve risa sacudía mi cuerpo. La puerta no tenía la llave echada, por lo que pudo abrirla sin ejercer presión. La blanca luz le cegó por unos instantes, aunque su vista no tardó en adaptarse.

La habitación en la que estaba daba a un pasillo en el que había más puertas que daban a habitaciones. De ellas salían gritos y llantos, pero no podía detenerme a ayudar a nadie. Debía salir de allí con vida. Seguía teniendo las manos atadas con una brida de plástico que se me clavaba en las muñecas. Llegué a una esquina, me asomé para ver que no había nadie cerca. De repente, sentí que alguien me agarraba del pelo y tiraba hasta que me hizo caer de espaldas en el suelo. Un intenso dolor me recorrió la columna vertebral que me hizo lanzar un pesado gemido.

–  ¿Eres tonta o qué? ¿Qué haces fuera?

El monstruo me agarró de la brida y me arrastró por el suelo hasta meterme de nuevo en la oscura habitación.

–  ¡No! Por favor. ¡No quiero estar aquí dentro otra ves! ¡Tengo miedo!

–  ¿Miedo? Tú no sabes lo que es el miedo.

El monstruo chasqueó los dedos y la luz se encendió. Su rostro era terrorífico: uno de sus ojos estaba completamente cerrado, alguien debía que habérselo cosido, no tenía labio superior y la nariz estaba aplastada hacia arriba.

Me arrastré por el suelo hasta apoyar mi espalda en la pared sin poder alejarme más. Grité aterrorizada. Él cerró la puerta dando un fuerte golpe y volvió a apagar la luz sin salir de la habitación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s