Una semana larga

Esta semana ha sido larga e intensa. Empecé la semana con incertidumbre y en el mismo día pasé a sentir bastante inseguridad. De la inseguridad pasé a la nostalgia, pero no por una persona o un lugar, sino por un objeto que ha permanecido contigo tanto tiempo que sabes que lo vas a echar de menos. En el mismo día además, pasé por la felicidad y el enfado, ese tipo de enfado que tienes cuando querrías decir tantas cosas y no puedes por más que quieras. Los días siguientes los pasé preocupada y nerviosa, pero actualmente estoy muy contenta e ilusionada.

Lo que he pasado esta semana me demuestra una cosa que llevo sabiendo mucho tiempo: no importa lo que tengas que hacer o lo que tengas que pasar porque cuando llega el momento de hacer lo que tengas que hacer se pasa muy rápido y te das cuenta de que no era para tanto.

A personas como yo nos ponen nerviosas todo lo nuevo que tengamos que hacer y, en el fondo sabemos, que no es para tanto, pero es algo a lo que nos tenemos que enfrentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s