La carta del baúl

Caminando entre los granos de arena dejo mi mente vagar por mis recuerdos. Mi mirada se queda perdida cuando mis pies chocan con algo duro. En un primer momento se me pasa por la cabeza que podría ser una roca. Sin embargo, lo que me encuentro es un pequeño baúl de madera. Me agacho lentamente y me siento de rodillas mientras alcanzo el baúl. Tiene un candado en la parte frontal, intento manipularlo con los dedos pero no puedo abrirlo. Agito los dedos y el candado se abre. Despacio, levanto la tapa del baúl y observo lo que hay dentro: una carta, la cuál saco con cuidado y la leo:

“Si estás leyendo esta nota es porque ya no estoy viva. Llevo en esta isla 3 años y lo he intentado todo para escapar. Me ha mordido un escorpión, supongo que no me quedará mucho de vida, así que llevaré esta carta conmigo a todas partes en el baúl de mi madre. Supongo que cuando alguien encuentre esta carta ya no habrá remedio para mi, pero quiero que de algún modo mi madre sepa que luché, que no me rendí.”

Arrugo la carta cerrando mi mano en un puño y me lanzo al mar. Agito las piernas hasta que aparece mi cola de sirena. Oteo todo el oceáno hasta ver una sombra en el fondo del agua, me acerco y encuentro el cuerpo de mi hija. La estrecho entre mis brazos y le doy un leve beso en los labios. Es entonces cuando abre los ojos y me da un gran abrazo. La ayudo a llegar a la superficie y tras llenar de oxígeno sus pulmones me da un abrazo tan fuerte y largo como si no hubiera un mañana. He recuperado a mi hija desaparecida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s