Desconfianza

Se preguntó qué hacía aquella llave debajo de la mesa. Se levantó lentamente del suelo donde la había encontrado y se la guardó en el bolsillo. Se dirigió hacia la cocina y empezó a lavar los platos hasta que llegó su marido. Le saludó con un leve beso, pero apenas se miraron. Ella se dio cuenta de que él estaba muy inquieto, parecía que buscaba algo, pero ella hizo como si no se hubiera dado cuenta y siguió con sus tareas.

– Cariño, tengo que irme dentro de una hora a una reunión. No me esperes, llegaré tarde.

– De acuerdo

A los pocos minutos abrió la puerta  y se fue, esperó unos segundos y ella se fue tras él. Le siguió en taxi hasta un andrajoso edificio, entró tras él en el edificio a una distancia prudencial. Al llegar a una habitación vio cómo llamaba a alguien y le decía algo de que había perdido la llave pero que la encontraría pronto. Dio un par de toques en la puerta y un flacucho hombre trajeado le abrió la puerta mirándolo de arriba abajo y tras entrar cerró la puerta.

Se acercó y mirando de un lado a otro pegó su oído a la superficie. Empezó a oír trozos de la conversación pero apenas conseguía distinguir nada. Cogió la llave y abrió la puerta. Pegó un brinco al oír un grito, se colocó la mano sobre el pecho e intentó calmarse. Fue hasta el origen del grito y se encontró con una escena macabra: un hombre atado a una silla esta siendo torturado por tres hombres, uno de ellos su marido. Le hacían preguntas mientras le clavaban un cuchillo y todo el suelo se llenaba de sangre.

Comenzó a hiperventilar cuando vio que el hombre escupía sangre y su marido se reía a carcajadas. Como pudo, cogió su móvil y llamó a la policía. Nada más cortar la llamada se fue corriendo hacia el exterior hasta que sus músculos ya no lo soportaron, llamó a un taxi y se fue a su casa. Al llegar, se hizo una tila e hizo lo posible por calmarse. Continuó lo que había dejado de hacer cuando se fue a seguir a su marido, hasta que llamaron al teléfono.

– Dígame – contestó aún sabiendo quién era

– Tienes que sacarme de aquí

– Creo que se ha equivocado – dijo con voz baja

– Sabía que habías sido tú, zorra

– Tienes lo que te mereces, no sé que habrás hecho pero cuando cuente lo que me has hecho todos estos años tendrás que despedirte de la luz del sol – dijo con voz quebrada y colgó pegándole un golpe al teléfono.

Aunque no lo pareciera, se quedó mucho más tranquila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s