Unos extraños crujidos

Observo como las olas del mar bailan un lento vals sobre la arena mojada. Sin embargo, mis pies desclazos notan la arena seca, suave y cálida, calentada por el sol de la mañana. En este momento es de noche, el azul del mar es más oscuro, y el marrón de la arena más intenso. Si tuviera el pelo más largo lo ondearía el viento, pero solo me seca los ojos y me hace pestañear con más frecuencia. No sé cómo he llegado aquí, en el lugar dónde vivo la playa está a cientos de kilómetros, ni siquiera recuerdo lo último que hice, por  más que me esfuerzo no lo consigo. A mi espalda oigo algunos crujidos, mis sentidos se intensifican y me entra un pequeño escalofrío, y sin embargo mi cuerpo se queda paralizado y por más que intento mover aunque sean mis dedos no puedo hacerlo. Vuelvo a oír los crujidos, esta vez con más intensidad, se van acercando cada vez más. Reuno la suficiente voluntad para girarme, y es en este momento cuando me arrepiento de hacerlo porque lo que veo me deja más paralizado todavía. Ante mis ojos aparece una criatura extraña: parece un humano pero empiezan a crecerle las uñas desmesuradamente, comienza a aparecerle pelo en los lugares donde hay piel, le lanza un aullido al cielo nocturno y los crujidos que había oído antes provienen de sus huesos…sus huesos se están rompiendo, todos y cada uno de ellos. Su mandíbula se alarga hasta formar un gran hocico, se coloca a cuatro patas y toma posición preparado para atacarme entonces…me despierto.

Me despierto en mi cama sentándome en ella y respirando agitadamente. Todo ha sido un sueño y lo recuerdo perfectamente, pero consigo calmarme aliviado de que todo haya sido una pesadilla, aunque horrible, solo una insignificante pesadilla. Todavía faltan un par de horas para que suene el despertador, por lo que me levanto y voy a la cocina para beber un vaso de agua fresca. Pero oigo tras de mi un gruñido y cuando me doy la vuelta un poco atemorizado veo a mi perro sentado sobre sus patas traseras y meneándo la cola enérgicamente. Aliviado, y sintiéndome un poco tonto, le acaricio la cabeza y me sigue hasta la cama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s